“Indignarse no basta, hace falta acción” (entrevista publicada en Retina)

150117MiguelPiccini8647

Entre marzo y julio de 2014, Miguel Piccini (Santo Domingo, 1978) publicó Sonámbulos, una novela concebida para redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter. Este ejercicio de literatura transmedia cuenta la historia de un grupo de zoner@s (jóvenes de la Zona Colonial) que se amotinan en el Palacio Consistorial para impedir que monumentos y edificios emblemáticos acaben como casinos de un proyecto turístico llamado Zonavegas.

La novela proponía tres niveles de lectura asociados entre sí, pero independientes. Los capítulos eran publicados tres veces por semana en la página de Facebook. Después, en la cuenta de Instagram, el lector tenía oportunidad de «visitar» los monumentos etiquetados. Y por último, a través de microhistorias de Twitter (entre 118 y 140 caracteres), conocer la identidad de los amotinados.

Esta rara avis digital es un homenaje al casco antiguo de Santo Domingo, pero también a esa juventud inquieta que, cuando es necesario, aparta la distracción del celular para alzar su voz contra los abusos políticos, religiosos y policiales, o, como ocurre en Sonámbulos, convertirse en centinela del patrimonio arquitectónico y monumental.

En esta conversación, el también guionista, periodista y columnista de Retina, nos habla de su experiencia escribiendo ficción para redes sociales y ofrece detalles de la etapa final del proyecto: el lanzamiento de un juego de mesa que recrea el argumento de la novela.

La entrevista completa en: http://retina.do/leo/entrevista-leo/1482/miguel-piccini-indignarse-no-basta-hace-falta-accion.html

Anuncios

Cuatro observaciones para Hipólito

1- “Hay gente que quiere modificar todo a uno, hasta cómo sentarse. Tendré que sentarme como un mariconcito”.

Como ya conoce la forma de sentarse de un “mariconcito”, no vendría mal una demostración. Digo: para alertar a la ciudadanía. De este modo, si un hombre cruza las piernas, la gente podrá gritar: “¡Peligro! ¡Un mariconcito!”.

Me sorprende su mala memoria. En el pasado, para referirse a los homosexuales, usó una expresión más denigrante y dominicana: “pájaro”. Sin embargo, en aquella ocasión, el colectivo LGTB resultaba favorable para sus aspiraciones.

(Ver desde el minuto 2:00 hasta el minuto 2:15)

TRANSCRIPCIÓN:

Hipólito Mejía: Yo tuve un movimiento: ‘Pájaros con Hipólito’. En Esperanza.

(Carcajadas de los tertulianos, entre ellos Ramón Núñez) 

Huchi Lora: (burlón) ¿¡Qué!? Eso… no puede ser, ombe…

Hipólito Mejía: ¿Qué tú quieres? Son una realidad. Hay muchísimos. Y nada más inscribió (el movimiento) a seis (al partido).

(Más risas burlonas de los tertulianos)

Hipólito Mejía: Esos pájaros son ricos todos. Ahí no hay pobres…

2- ”No, yo quiero ser como soy, al pan, pan, y al vino, vino… Mucha gente dice ‘tú no deberías decir eso’. Lo digo y qué”.

Lea esta oración cinco veces para que entienda su gran contradicción.

“Usted quiere ser como es” (y lo hace, no cabe duda). Y eso mismo desean homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales, etcétera. Perdón, para que me entienda: “el gremio de los mariconcitos”.

Mucha gente considera que usted es bruto por su forma tan campechana de expresarse. Asumo que no le molesta.

3- “‘Creced y multiplicaos’ y así no se crece. No hay forma de embarazar a un compañero tuyo”.

La realización personal no se alcanza necesariamente con hijos. Hay hombres y mujeres estériles, parejas heterosexuales que deciden no dejar descendencia.

Me vuelve a sorprender, mi querido. Reduce la sexualidad a la procreación. Usted que pregona “dar estilla”.

4- “Si a mí me toca firmar un decreto de matrimonio (igualitario), yo no lo firmo” (entrevista anterior).

Para firmar un decreto tendría que ser presidente y con estas declaraciones tan desafortunadas le costará muchísimo…

Aquí la nota publicada por El Diario NY:

http://www.eldiariony.com/hipolito-mejia-crea-polemica-por-comentarios-anti-gay